El avance tecnológico y los grandes cambios que han ocurrido en la sociedad y la economía a partir del comienzo de la era moderna, han hecho necesario el desarrollar sistemas constructivos más rápidos, mas económicos y más fáciles de implementar. Si bien, este progreso ha sido lento, a partir de la segunda mitad del siglo XX se volvieron más y más comunes los sistemas constructivos basados en componentes prefabricados. Aunque nuestras actuales construcciones no son completamente hechas con componentes prefabricados, éstos se han vuelto muy comunes y hoy es prácticamente imposible encontrar edificaciones en las que no haya ningún componente de ésta naturaleza.

¿Pero que son los componentes prefabricados?. Los componentes prefabricados son cualquier elemento constructivo o arquitectónico que se produce normalmente en serie, a partir de materias primas sometidas a un proceso industrial, para posteriormente ser llevado al sitio de la obra, es decir, los componentes prefabricados son todos aquellos que NO se producen en el lugar donde estarán colocados definitivamente. También existen componentes semi-prefabricados que son los que se elaboran en talleres temporales en el sitio de la obra con materias primas que se procesan en el lugar. Para la construcción “en Seco” se pueden utilizar tanto componentes prefabricados como los semi-prefabricados.

Construcción “en Seco” v.s. Construcción “en Húmedo”

La construcción “en Húmedo” es un retrónimo (término creado para definir un concepto que ha sido afectado por la aparición de otro concepto más nuevo), que se refiere sobre todo a los sistemas basados en el uso del cemento y el concreto, con técnicas tradicionales de albañilería. En éste tipo de construcciones es necesario mezclar en la obra (haciendo uso de diversos agregados como arena, cal y grava) los diversos componentes necesarios para morteros y otras pastas adhesivas que se usan para pegar componentes de muros (piedra, ladrillo, block), así como para el concreto que se utilizará para crear componentes estructurales tales como vigas, entrepisos y refuerzos en muros, lo cual se hace construyendo cimbras (tradicionalmente en madera, aunque también existen cimbras más modernas con elementos metálicos y plásticos) y colocando refuerzos estructurales internos, hechos con varillas corrugadas de acero.

Aspectos de la Construcción "en Húmedo" (De Izq. a Der. Cimbra tradicional, Vaciado de una escalera de concreto, estructura y muros base una vez terminados)
Aspectos de la Construcción “en Húmedo” (De Izq. a Der. Cimbra tradicional, Vaciado de una escalera de concreto, estructura y muros base una vez terminados)

Una vez que éstos preparativos se han completado entonces puede iniciarse la construcción “en Húmedo”. El agua crea una reacción química en el cemento que lo vuelve de polvo a plástico (pasta) permitiéndole fluir y rellenar las cimbras que le darán su forma definitiva. Para las personas que no tengan muchos conocimientos de construcción es fácil de explicar éste concepto como la preparación de una gelatina o de un pastel. El cemento también se utiliza como un pegamento, y la reacción con el agua es la que le permite ser manejable para después secar y solidificarse.

Éstos procesos son de un amplio conocimiento de todos los trabajadores de la industria de la construcción, sin embargo tienen varias desventajas, empezando por el excesivo uso de agua que conllevan, la cual se desperdicia y contamina, generando una obra con poca limpieza y que requiere muchos acabados para tener una apariencia agradable. Así mismo los tiempos de secado y curado de los componentes constructivos contribuyen a retrasar considerablemente la obra.

Diversas obras empleando sistemas de construcción "en Seco" los cuales son más limpios y rápidos
Diversas obras empleando sistemas de construcción “en Seco” los cuales son más limpios y rápidos

Aquí es donde la construcción “en Seco” demuestra sus ventajas, ya que la preparación de cemento y concreto en la obra es prácticamente nula (los componentes que forzosamente tengan que ser de éste material pueden ser prefabricados), así mismo un diseño adecuado permite estandarizar componentes que pueden elaborarse en diversos talleres para ser posteriormente ensamblados en el sitio de la obra haciendo muy ágil el proceso constructivo. Incluso las piezas prefabricadas pueden elaborarse con sus acabados definitivos desde el taller, haciendo que la construcción tome su apariencia definitiva en cuanto los componentes sean ensamblados. No hay tiempos de secado ni curado, y una obra puede estar lista para ser ocupada en un tiempo incluso de menos de la mitad de lo que lleva hacer la misma obra con técnicas de construcción “en Húmedo”.

Diversos sistemas estructurales de construcción "en Seco" (De Izq. a Der. Concreto prefabricado, Acero y Madera)
Diversos sistemas estructurales de construcción “en Seco” (De Izq. a Der. Concreto prefabricado, Acero y Madera)

Componentes de la construcción “en Seco”

La construcción “en Seco” no es un sistema de construcción en sí, sino un tipo de construcción que puede elaborarse con diversos sistemas y componentes, e incluso con una mezcla de sistemas y componentes de varios tipos. Lo que tienen en común todos estos componentes es que se elaboran en fábricas con un sistema de medidas estandarizado y se transportan al sitio de la obra en donde se ensamblan unos con otros, en la mayoría de los casos mediante diversos tipos de herrajes metálicos o con algunos adhesivos y selladores especialmente formulados. Existen en el mercado diversos componentes “secos” de los cuales los siguientes son los más conocidos:

  • Paneles para fachadas y/o muros interiores de diversos materiales (panel de cartón y yeso, recubrimientos de aluminio, plásticos, paneles compuestos de lámina metálica con relleno de poliuretano, etc.)
  • Estructuras prefabricadas con vigas, columnas y tensores de diversos materiales (acero de distintas formas y concreto pretensado, elaborado en fábricas con moldes estandarizados y un estricto control de calidad que las estructuras de concreto elaboradas en la obra “en Húmedo” no tienen)
  • Sistemas de entrepisos con secciones compuestas de diversos materiales (madera contrachapada, lámina metálica, losas de concreto pretensado, plásticos e incluso materiales más sólidos como vidrio o cerámica)
  • Escalones o incluso tramos completos de escalera prefabricados, que usan estructuras metálicas de soporte.
  • Puertas y ventanas, listas para usarse en cuanto son montadas en huecos de cierta medida.
  • Estructuras de baño (regaderas completas con cabina e incluso cuartos de baño completos)

Todos estos componentes, con una cierta preparación en el sitio de obra pueden ser montados tanto de manera manual como con grúas en caso de ser de mayores dimensiones. Cabe destacar que el tamaño de muchos componentes constructivos grandes está acotado a un máximo de 12 metros, con el fin de poder ser transportados fácilmente por diversos medios (camiones, ferrocarriles y hasta aeronaves).

Ejemplos de diversos elementos prefabricados listos para instalarse fácilmente (De Izq. a Der. Panel para muros y cubiertas, regadera, tramos de escalera, ventana)
Ejemplos de diversos elementos prefabricados listos para instalarse fácilmente (De Izq. a Der. Panel para muros y cubiertas, regadera, tramos de escalera, ventana)

Implementación de la Construcción “en Seco” en México

Siempre los cambios tecnológicos generan mucha resistencia, y en la industria de la construcción, ésta es una tendencia que le ha provocado un atraso considerable. Las técnicas de construcción “en Húmedo” apenas han experimentado cambios en los últimos 80 años, desde que el cemento y el concreto se volvieron de uso común. La justificación de éste fenómeno es en cierta parte cultural, el concepto de permanencia sigue siendo muy respetado dentro de nuestra cultura y la idea de cambiar una edificación o derrumbarla para construir una nueva en un periodo de menos de 30 años todavía no es muy bien aceptada. Caso contrario al de otros países, por ejemplo en los Estados Unidos o en los países más desarrollados de oriente (China, Japón, Corea del Sur, etc.), donde comúnmente las construcciones son demolidas y nunca son restauradas o ampliadas cuando han rebasado su período de vida útil, lo cual es lo más común en nuestro país.

Construcciones de diversos estilos arquitectónicos, hechas con sistemas de construcción “en Seco”

Sin embargo la construcción “en Seco” cada día gana más adeptos en nuestro país en el ramo de la edificación industrial y comercial, en donde ha demostrado sus ventajas económicas al crear espacios arquitectónicos con una gran rapidez y con una calidad más controlada y estandarizada, lo que repercute en una mejor apariencia. Quizás la razón de que en el ramo habitacional éste tipo de construcciones (que suelen ser llamadas “tipo americano”, sobre todo las que usan una gran cantidad de madera) no sea muy bien aceptada es la durabilidad, ya que el alto costo de la vivienda hace que los compradores deseen elegir una construcción lo más resistente posible para que tenga una mayor durabilidad y así “proteger” mejor su inversión.

Además existe la idea preconcebida de que las construcciones hechas con componentes prefabricados tienen una apariencia muy monótona, por ejemplo el estilo de viviendas empleado en Estados Unidos trata de emular con madera y materiales ligeros la apariencia de las construcciones europeas de piedra y ladrillo, sin embargo la construcción “en Seco” tiene una gran variedad de materiales y componentes con que se pueden crear edificaciones de estilos arquitectónicos muy diversos y para todos los gustos.

1 Comentario

  • Luis Quintana Responder

    Muy agradecido, por toda la información, tan valiosa y tan clara para definir el concepto de construcción en Seco y construcción en Humedo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *