El vertiginoso progreso tecnológico de las ultimas décadas ha impactado prácticamente a todos los aspectos de la vida humana, cambiando drásticamente las maneras de diseñar y construir que se han venido empleando desde tiempo atrás. No ha sido un fenómeno exento de polémica, pues tiene que ver con el sentido artístico y la creatividad que tenemos como seres humanos; y con la forma en que esa creatividad es aplicada a través de los dispositivos y tecnologías con que disponemos actualmente. ¿Tiene acaso una computadora la misma capacidad de crear arte que un lápiz o un pincel?

Las herramientas tecnológicas y la creatividad artísitica

La principal contribución del desarrollo tecnológico a la arquitectura es sin duda la creación de un nuevo espacio virtual e intangible con características similares a nuestra realidad, un espacio que podemos ver con nuestros ojos y en el que también con ciertas herramientas nos podemos mover, lo podemos modificar e incluso podemos evadir ciertas reglas que si existen en la realidad física, como la gravedad y la impenetrabilidad; en resumen es una realidad que podemos crear a nuestro antojo y necesidades; y que como arquitectos nos es una gran ayuda para crear edificaciones y objetos que podremos materializar posteriormente en la realidad física. Sin embargo, la flexibilidad que permite la realidad virtual para el desarrollo de nuevos proyectos, también ha planteado retos serios en el aspecto constructivo a tal punto que muchas obras arquitectónicas (sobre todo las que tienen un diseño de tipo “blob”, es decir sin formas rectas) sufren importantes atrasos y sobrecostes a consecuencia de la complejidad y de lo caprichoso de su diseño.

Por otra parte, la aplicación de las computadoras a procesos que van desde el cálculo hasta el dibujo y diseño dentro del ámbito de la arquitectura y la construcción, suelen relacionarse con el ahorro de tiempo y con la automatización. Éste último punto es el más controversial, ya que en él, el usuario, como arquitecto o diseñador, delega parte de su trabajo a una máquina que se considera que si bien tiene razonamiento, carece de conciencia de sí misma y por lo mismo de los sentimientos necesarios que generan la creatividad y la sensibilidad artística. En otras palabras, podríamos estar en riesgo de provocar una deshumanización y mecanización de la arquitectura, despojándola de su lado artístico para convertirla en un objeto meramente utilitario y de consumo.

Información y Globalización

El acceso masivo a un gran acervo de información y datos como lo es internet y todas las tecnologías de la información relacionadas con este, han provocado una extensa globalización de la cultura que por supuesto afecta también a la arquitectura. Hoy en día en tan solo unos segundos podemos acceder con el dispositivo de nuestra preferencia a un gran torrente de información y referencias provenientes de cualquier parte del mundo que podemos aplicar a nuestro entorno local, desde ideas para un diseño hasta información sobre distintas técnicas y materiales de construcción. Por ejemplo la información contenida en este blog, puede llegar a varios países y ser de ayuda incluso en lugares donde se diseña y construye de una manera muy distinta a como lo hacemos en México.

Sin duda, es muy positivo que la tecnología haya posibilitado el acceso al conocimiento y la cultura de una gran cantidad de personas a un precio mucho menor, pues los datos pueden almacenarse en un muy poco espacio y no se deterioran, como lo hace el papel, que ocupa mucho espacio y es poco durable. Sin embargo la mencionada globalización de la cultura tiene un aspecto negativo al diluir la identidad de las culturas locales, cuya información no siempre está bien documentada, lo que provoca que las siguientes generaciones adopten una arquitectura formada por otras culturas, la cual no siempre es adecuada al entorno local.

A modo de conclusión, hoy en día la arquitectura y en general todo el arte se encuentran ante un nuevo mar de posibilidades, muchos proyectos, formas e ideas que anteriormente sólo se podían hallar en las mentes más creativas y adelantadas a su tiempo, hoy en día son información de conocimiento y acceso público; además de que existen las herramientas para acercarlas más a la realidad. Si bien la evolución tecnológica ha traído nuevas posibilidades y a más personas, también hay que ser conscientes de los riesgos que encierra el dejar que la tecnología nos utilice, en vez de que nosotros la utilicemos para potenciar nuestras propias cualidades artísticas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *