Las escaleras, por su importante función de proveer movimiento entre las distintas plantas de una edificación; podrían considerarse como la columna vertebral de toda obra arquitectónica de varias plantas. En el diseño de escaleras se deben de tomar en cuenta numerosos factores, con el fin de proporcionar una circulación segura y funcional para todos los usuarios de una edificación, así como para poder mover con facilidad el mobiliario y equipo necesario en cada caso.

Tipos y distribuciones más comunes de escaleras

De acuerdo al espacio disponible en planta, existen varios esquemas de distribución y formas de escalera ya ampliamente aceptados como norma general. Es importante evaluar las necesidades particulares de la edificación, por ejemplo el tamaño del mobiliario que se empleará o la altura entre plantas. Algunos criterios importantes que determinan la elección de una u otra distribución son:

  • Las escaleras rectas, sin cambios de dirección son recomendables cuando la edificación es larga y poco ancha, desaconsejándose su uso cuando la profundidad es poca.
  • Las escaleras de dos tramos son la solución más aceptada en la mayoría de los proyectos, ya que reducen la cantidad necesaria de circulaciones. Siempre es recomendable darle preferencia a las escaleras con descanso intermedio, ya que son mas cómodas y son apenas más grandes que una escalera compensada.
  • Las escaleras en espiral, con o sin poste central (mástil), se recomiendan en edificaciones con baja afluencia de usuarios, espacio muy reducido y en donde no sea tan necesario o se disponga de otros medios para mover mobiliario u objetos grandes de una planta a otra, ya que suele ser muy difícil mover objetos grandes a través de estas escaleras.
  • Las escaleras en forma de U o de L corresponden a distribuciones muy específicas en planta, lo más importante en estas escaleras es verificar que existe suficiente espacio para pasar muebles u objetos grandes en los cambios de dirección.

Medidas y proporciones

El esfuerzo físico necesario para subir una escalera es superior siempre al necesario para caminar en una superficie plana o en una rampa con ligera inclinación. Por ello es importante diseñar la escalera con medidas proporcionales y una pendiente no demasiado inclinada. Todos los escalones deben tener las mismas medidas y se debe colocar un descanso por lo menos a cada 2.70 m. de altura o 15 escalones, lo que suceda primero. De acuerdo a las dimensiones más estandarizadas, la pendiente más cómoda de una escalera se obtiene con un peralte de 17 cm. por escalón y 30 cm. por huella, lo que permite que la mayoría de las personas puedan apoyar su pie completo en cada escalón y no tener que levantar demasiado las rodillas para ir al siguiente escalón.

Partes de una escalera

Para obtener el número de peraltes, es decir el total de elevaciones incluyendo escalones y descansos; se mide la altura que hay entre el nivel de piso terminado de la planta inferior y el nivel de piso terminado de la planta superior y se divide entre 0.17, este número se redondea y se obtiene el numero de peraltes. Por ejemplo si la altura entre ambas plantas es de 3.00 m., se divide entre 0.17, lo que nos da 17.64, que se redondea a 18 peraltes, enseguida se divide la altura entre el numero de peraltes, es decir 3.00 m. entre 18, que da como resultado 16.6 cm. de altura de peralte y si la huella mas cómoda es de 30 cm., como se menciono anteriormente, entonces nuestra escalera de ejemplo quedará como 18 peraltes de 16.6 cm. y 17 huellas de 30 cm. La escalera del ejemplo anterior puede convertirse fácilmente a 2 tramos si consideramos un descanso intermedio y dos tramos de 8 escalones cada uno.

En todo caso la ecuación más aceptada para que los escalones tengan una proporción cómoda es que la suma de dos peraltes mas una huella debe ser entre 60 cm. y 64 cm. En cuanto al ancho necesario para un tránsito seguro y sin obstáculos, el mínimo para una escalera de casa habitación es de 90 cm. libres, pero lo recomendable es un ancho de 1.00 m. a 1.50 m., para permitir un movimiento holgado cuando se requiere trasladar objetos grandes o mobiliario. Así mismo en cualquier caso los descansos o giros siempre se deben diseñar con un ancho mínimo de 1.00 m.

También es muy importante verificar las alturas de paso a lo largo de todo el recorrido de la escalera, sobre todo debajo de vigas o plafones, en ningún caso la altura mínima debe ser menor a 2.30 m., lo cual se encuentra de acuerdo a la mayoría de los reglamentos de construcción vigentes en la República Mexicana.

Normas de Seguridad

Debido a que las escaleras involucran cambios de alturas y niveles, son un componente arquitectónico que debe diseñarse con sumo cuidado; los reglamentos de construcción vigentes en todo el país coinciden en una serie de medidas de seguridad para evitar accidentes.

  • En los lados abiertos de la escalera se deben colocar barandales con una altura mínima de 85 cm., estos pueden ser de varios materiales como madera, metal, concreto, vidrio, etc. Los anclajes deben ser fuertes para soportar el peso de una persona recargada y si se emplea un barandal con algún tipo de huecos, como los de barrotes o celosía, el tamaño máximo de un hueco debe ser menor a 20 cm., sobre todo por seguridad de los niños ya que podrían atorarse o salirse por entre los huecos.
  • En escaleras que tengan uno o varios lados confinados por muros se deben colocar pasamanos a una altura adecuada en todo el recorrido.
  • El material de las huellas debe tener características antiderrapante, incluso si se encuentra mojado, en su defecto se deben colocar tiras antiderrapantes para evitar resbalones o caídas.

Por último, la variedad de técnicas y materiales actualmente disponibles para la construcción de escaleras es bastante amplia y existen alternativas para todos los presupuestos y gustos, manteniendo en todo momento la comodidad y seguridad que este elemento arquitectónico requiere. Si usted tiene dudas sobre este tema, no dude en exponernos su consulta en los comentarios y con gusto le asesoraremos.

Fuentes

  • Neufert, Ernst “Arte de Proyectar en la Arquitectura” Editorial Gustavo Gili, México 1995
  • Rodríguez, Carlos “Manual de Auto-Construcción” Editorial Pax, México 1995

1 Comentario

  • Jose Luis Alvarado Juárez Responder

    Buenos días me pareció bastante útil este artículo es muy recomendable en verdad que bueno que que isieron una página con este tipo de información justo lo que yo buscaba he aprendido mucho en poco tiempo felicidades y saludos amigos de arquitectura y diseño

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *