La cocina es un espacio fundamental en cualquier vivienda, no sólo es un espacio para la preparación de alimentos, sino que desempeña un papel muy importante en las funciones de alimentación, higiene y convivencia de sus habitantes. El diseño de éste espacio es uno de los más complejos dentro de la vivienda, ya que incluye una gran variedad de instalaciones y un conjunto de mobiliario muy específico al que se le debe considerar el espacio necesario para su adecuado funcionamiento.

Secuencia de trabajo dentro de la cocina y los principales equipos que involucra cada etapa

Para comenzar, es muy importante comprender la mecánica de los procesos más comunes al interior de las cocinas. La preparación de alimentos sigue una secuencia lógica, respecto a la cual es necesario acomodar los espacios y el mobiliario para que su funcionamiento sea más eficiente. Anteriormente el mobiliario y los aparatos de cocina se encontraban separados, lo que reducía la superficie disponible para trabajar y empobrecía el aspecto de las cocinas; cosa que cambió con la entrada de las cocinas integrales, que como su nombre lo dice, integran la mayoría de los aparatos y equipos necesarios dentro de la cocina. Cada equipo tiene sus consideraciones particulares que deben ser tomadas en cuenta:

  • El refrigerador necesita un lugar fresco para funcionar, lejos de la estufa y de ventanas en donde el sol entre mucho para evitar que gaste más energía y se reduzca su durabilidad. Como estándar las puertas de la mayoría de los refrigeradores actuales abren hacia la izquierda por lo que se debe orientar de tal manera que la puerta abra hacia donde hay muro evitando estorbar o que haya que darle la vuelta para acceder al mismo.
  • El fregadero es el equipo que más tiempo se utiliza dentro de la cocina y por ello tradicionalmente se orienta hacia una ventana, si no hay una ventana cerca es buena opción colocar el fregadero en un mueble tipo isla, o de tal manera que tenga vista hacia otro espacio como la sala o el comedor.  Se emplea no sólo para lavar los platos sino para lavar y descongelar los alimentos antes de prepararlos, por lo que su mejor ubicación es cerca del refrigerador.
  • La estufa requiere de una campana extractora para evitar que aumenten demasiado los olores y el humo al preparar los alimentos, así mismo debe estar lejos de las ventanas para evitar que le caiga polvo encima a los alimentos.
  • Las cocinas integrales, con sus cubiertas permiten disponer de una amplia área de preparación, la cual se emplea para cortar, acomodar y servir los alimentos que serán llevados a la mesa, éstas cubiertas deben ser de un material liso, fácil de limpiar y resistente al calor, como lo puede ser plástico laminado o piedras naturales y artificiales.
  • El horno de microondas cada día es un equipo que se vuelve más importante en las cocinas, ya que no solo calienta los alimentos sino que también descongela y prepara alimentos instantáneos; lo que permite un gran ahorro de tiempo al cocinar, además no ocupa mucho espacio, por lo que puede colocarse sobre la cubierta de la cocina o sobre un gabinete elevado preparado especialmente para él.
  • La alacena es un espacio que debe encontrarse en un lugar fresco y seco, ya que en él se guardan ingredientes no perecederos (enlatados, condimentos, sopas, galletas, licores, etc.) que se compran con mucha anticipación a su consumo; actualmente con la proliferación de las tiendas club de venta al mayoreo, es necesario que éste espacio sea suficientemente amplio para guardar ingredientes por un espacio de tiempo prolongado.
  • El aspecto de las instalaciones para todos los aparatos debe ser supervisado y elaborado por un experto, teniendo en cuenta las siguientes consideraciones:
    • Revisar con cuidado las instalaciones de todos los aparatos que emplean gas, ya que una fuga podría tener graves consecuencias, se deben usar las espreas adecuadas (para gas natural o gas LP) e instalar llaves de paso en todos los aparatos que sean accesibles.
    • En el caso de las instalaciones hidrosanitarias, es recomendable que el fregadero tenga una salida de drenaje mayor al promedio (4″ es una medida recomendable) ya que se suelen eliminar ciertas cantidades de sólidos (restos de comida, cáscaras, semillas, etc.) a través de ésta tubería.
    • Instalar un número suficiente de tomacorrientes, ya que se emplean numerosos aparatos eléctricos en la cocina tales como horno de microondas, licuadora, cafetera, batidora, etc.

En base a éstos criterios existen algunas formas ya comunes de cocinas que se adaptan a la mayoría de las viviendas, la elección de una u otra forma obedece al espacio disponible y a la situación de las ventanas. Obviamente en cada caso particular la distribución y tamaño de los muebles tendrá variaciones, pero estas formas sirven para comenzar a trabajar ya sea en una vivienda nueva o en una remodelación.

Formas en planta más conocidas y recomendables para cocinas, poner atención en el sentido de apertura de la puerta del refrigerador
Formas en planta más conocidas y recomendables para cocinas, poner atención en el sentido de apertura de la puerta del refrigerador

Una vez que ya se ha considerado la distribución de la cocina, existen varios criterios importantes para la elaboración e integración del mobiliario, el cual debe ser resistente y durable y facilitar las labores de limpieza y preparación de alimentos.

  • Actualmente la mayoría de los muebles de cocina se fabrican en dos materiales, contrachapado laminado y MDF, recubierto con laca de alto brillo; el primero es más económico y el segundo tiene una apariencia más atractiva, en todos los casos hay que revisar que sea un acabado resistente a la humedad y que la superficie sea lo suficientemente lisa para que no acumule suciedad.
  • Para la base de los muebles existen dos sistemas, con patas aisladas y de pie corrido; es decir, que la parte baja está completamente cerrada, solamente dejando un espacio para pararse frente al mueble con comodidad. El segundo sistema es el más conveniente ya que ofrece un mejor aspecto estético, evita que cualquier objeto que caiga al piso se quede debajo del mueble y es más limpio.
  • Los herrajes (manijas, bisagras, correderas) deben elegirse con cuidado, buscando un adecuado balance en precio y calidad, en el caso de las manijas, las de metal cepillado suelen ser más durables que las cromadas o doradas.
  • En los gabinetes de la parte alta se puede evitar el desperdicio de espacio de la parte de arriba de éstos (si la altura del plafón lo permite) colocando una segunda fila de puertas hacia arriba, es útil para guardar cosas de poco uso y da un mejor aspecto estético. En su defecto lo mejor es cerrar la parte de arriba de los gabinetes altos con obra falsa para evitar la acumulación de polvo.
  • Existen numerosas alternativas para cubiertas, tanto en colores, calidad y forma; las más económicas son las de aglomerado laminado, en todo caso hay que verificar que tengan respaldo en la parte trasera, lo que es de mucha ayuda en caso de derrames, ya que así no ensucian la parte trasera del mueble y dan un mejor aspecto estético en general.

Por último, los acabados son necesarios para dar a una cocina un aspecto limpio y moderno, por lo que éstos deben ser durables, limitando el uso de colores fuertes o “de moda” solamente a cosas que puedan cambiarse con facilidad tales como la pintura. Otras recomendaciones importantes al respecto son:

  • Recubrir completamente con cerámica todo el espacio libre del muro donde se montarán gabinetes, además de dar un mejor aspecto estético evita que la grasa y el cochambre se acumulen y sean difíciles de quitar. La mejor opción es la cerámica de mayor tamaño que su presupuesto se pueda permitir para evitar la acumulación de suciedad en el emboquillado y en un color neutro o que sea fácil de combinar (será de gran ayuda si a futuro se repinta la cocina en otro color para renovarla).
  • Si la superficie que se recubrirá en cerámica es demasiado grande, existen dos “trucos” que permiten ahorrar presupuesto sin sacrificar aspecto, uno es emplear loseta para piso con el acabado más liso que pueda encontrar en vez de azulejo y el otro es emplear cerámica de color o dibujo sólo en las partes más importantes y el resto recubrirlo con una cerámica en color blanco más económica.
  • Emplear pinturas que sean lavables y de buena calidad, ya que las paredes de las cocinas son mucho más propensas a acumular manchas y suciedad que las de cualquier otra parte de la vivienda.

En resumen, estas recomendaciones servirán para tener una cocina durable, limpia y funcional. Sabemos que siempre es un tema complejo no solamente por la cantidad de disciplinas, aparatos e instalaciones que confluyen en una cocina, sino porque es un espacio central de cualquier vivienda y en el que se debe tomar en cuenta la opinión de todos sus habitantes para llegar a un resultado satisfactorio. De nueva cuenta, estamos abiertos a recibir sus dudas y preguntas sobre éste tema y a darles la respuesta necesaria.

Fuentes

  • Fonseca, Xavier “Las Medidas de una casa” Editorial Pax, México 2002

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *