Cuando en un proyecto arquitectónico existen espacios ya construidos que se deban de considerar, ya sea porque se deban actualizar los planos, o porque serán remodelados, modificados o ampliados; muchas veces no se dispone de los planos o de la información suficiente para elaborarlos, por lo que es preciso acudir al lugar y tomar las medidas necesarias para realizar un levantamiento arquitectónico. Con algo de nociones básicas sobre construcciones y espacios arquitectónicos; y con la información de éste artículo, cualquier persona puede recabar las medidas e información necesaria para integrarla en el dibujo de un plano o en el diseño de un nuevo proyecto arquitectónico.

Lo primero para realizar un levantamiento es emplear las herramientas necesarias, las cuales son muy fáciles de conseguir y son las siguientes:

  • Flexómetro o cinta de medir, en metros y centímetros
  • Pluma y lápiz
  • Hojas de papel, pueden ser blancas, cuadriculadas o milimétricas
  • Tabla para apoyar hojas
  • Cámara

No es necesario en ésta etapa el empleo de regla, escuadra u otros instrumentos de dibujo de precisión, ya que se realizará un dibujo tipo croquis que debe ser rápido y presentar toda la información adicional posible. Con algo de práctica se puede dibujar mientras se hace una breve caminata por el espacio arquitectónico en que se hará el levantamiento; además la tecnología de hoy en día nos permite llevar a todas partes una cámara fotográfica, si no se dispone de una de tipo más profesional, hay cámaras integradas en la mayoría de los teléfonos celulares actuales, con lo que podemos también visualizar las fotos de manera instantánea. También algunas tabletas y smartphones ya disponen de aplicaciones para hacer croquis, pero todavía no tienen la velocidad y conveniencia de una simple hoja de papel.

Una vez que llegamos al lugar del levantamiento con la herramienta necesaria, lo primero es ubicarnos en el terreno, para lo cual hay que posicionarse de acuerdo a elementos fijos del entorno para empezar a medir, éstos pueden ser:

  • Bardas
  • Banquetas
  • Construcciones vecinas
  • Postes

A partir de aquí podemos ubicar una construcción en el terreno al tener una referencia de otros elementos fijos, por ejemplo “a 3.20 sobre la barda del lado sur, contados a partir de donde acaba la banqueta”. Ya con la construcción ubicada, lo mejor es medir tanto las dimensiones exteriores como las interiores de cada espacio, para tener el mayor número de datos posible. Con las dimensiones exteriores procederemos a rodear toda la construcción, tomando medidas y también todas las fotos necesarias para tener una mejor comprensión de lo que vayamos dibujando.

Ejemplos de levantamientos arquitectónicos en espacios interiores y exteriores
Ejemplos de levantamientos arquitectónicos en espacios interiores y exteriores

No siempre se realiza el levantamiento de exteriores, por ejemplo en trabajos de diseño interior o en espacios ya integrados en una edificación más grande, como lo son departamentos o locales comerciales, en éstos casos pasamos directamente a la toma de medidas del interior, para lo cual en espacios rectangulares o cuadrados es muy fácil al sólo tomar en planta las medidas de ancho y largo; en espacios no ortogonales lo mejor es tomar medidas de todos los muros y así a la hora de dibujar un plano más preciso se pueden determinar mejor los ángulos. Las medidas de puertas y ventanas se deben tomar a paños y es muy importante apuntar todos los datos posibles; en todos los apuntes las medidas deben tener el mismo orden, que debe ser: largo, ancho, y alto. Aparte de medir los espacios libres, hay que medir también el ancho de los muros, ya que en algunas construcciones no todos los muros son del mismo ancho y sólo con ésta medida podremos determinar los ejes constructivos a la hora de dibujar un plano más preciso.

En los muros que existan más detalles se pueden dibujar alzados que expliquen mejor los elementos verticales. Por último algo importante es tomar las alturas interiores, ya que se requieren para la colocación de elementos tales como nuevo mobiliario, muros divisorios, plafones, etc. Con la cámara fotográfica ya no es tan necesario tomar apuntes de perspectiva o dibujo natural pero si hay tiempo es una buena idea hacerlos para tener una imagen mental más clara de los elementos que hay en las fotografías. Otras recomendaciones adicionales para hacer buenos levantamientos arquitectónicos son las siguientes:

  • Una vez que se domine mejor el dibujo, trabajar con pluma, no se emborrona como el lápiz y es más rápida de usar
  • Usar hojas tamaño carta y hacer que el croquis ocupe toda la hoja, esto nos dará más espacio para anotaciones y medidas adicionales
  • Emplear una sola unidad de medida en todos los dibujos, lo más recomendable es en metros
  • Solicitar ayuda de otra persona para tomar las medidas más rápido
  • Tomar fotos lo más lejos posible para tener una mejor visión de los distintos elementos de la edificación

Con la información adecuada, los encargados del dibujo de planos podrán realizar un trabajo más realista que se traduce en procesos constructivos más eficientes, ya que todas las decisiones sobre el diseño se toman con mejores fundamentos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *