El célebre arquitecto estadounidense Frank Lloyd Wright alguna vez dijo que los cocineros tapaban sus errores con salsas, los abogados con papeles, los médicos con tierra . . . y que los arquitectos aconsejaban poner plantas. Ésta afirmación viene fundamentada por el hecho de que los errores arquitectónicos en la realidad son muy difíciles de subsanar una vez cometidos y la opción que más comúnmente se toma para subsanarlos es precisamente parcharlos. Sin embargo, hay buenas noticias al respecto, la mayoría de los errores que dificultan e incluso llevan al fracaso el desarrollo de un proyecto arquitectónico, pueden prevenirse y evitarse con una adecuada colaboración y entendimiento entre diseñadores, clientes y ejecutores.

Obras con ejemplos de errores arquitectónicos (de izq. a der.) Hotel Ryugyong en Pyonyang (Errores de presupuesto), Torre de Pisa (Errores de diseño), Ciudad de las Artes de Valencia (Errores de ejecución y diseño)
Obras con ejemplos de errores arquitectónicos (de izq. a der.) Hotel Ryugyong en Pyonyang (Errores de presupuesto), Torre de Pisa (Errores de diseño), Ciudad de las Artes de Valencia (Errores de ejecución y diseño)

Para entender cómo pueden evitarse los errores más comunes en una obra arquitectónica es importante entender primeramente cuáles son los tipos de errores que existen y en qué etapas de un proyecto se presentan más comúnmente, así como las consecuencias que éstos acarrean:

  • Los errores de ejecución son los más visibles, pues suceden al ejecutarse las tareas dentro de la obra sin la calidad necesaria y sin interpretar correctamente las medidas, instrucciones y especificaciones que marca el diseño; lo que merma no solamente la apariencia, sino la calidad y funcionalidad de los espacios arquitectónicos. La gravedad de éstos errores depende de en qué áreas de la construcción se presenten, siendo los más críticos todos los que ocurren en el aspecto estructural y los más caros de solucionar todos los relacionados con los acabados.
  • Los errores presupuestales ocurren precisamente por una mala administración de los recursos económicos asignados a una obra y pueden deberse a varios factores, no todos ellos controlables o intencionales. El agotamiento de los recursos económicos puede incluso ocasionar el cierre temporal o definitivo de un proyecto o mermar sus alcances o calidad; ésta situación puede suceder tanto por aumentos improvisados o la escasez de ciertos materiales (por ejemplo los aumentos en el precio de insumos como el acero o el concreto suelen tener un impacto muy fuerte), como por una mala administración y organización del presupuesto, ya sea tanto de manera imprudencial como dolosa (con o sin intención) por parte de sus organizadores.
  • Los errores de diseño son los más peligrosos, pues provocan consecuencias que llevan precisamente a que haya errores de ejecución y presupuesto en una obra, aunque éstos aspectos se cuiden en una obra y se ejecute con el presupuesto y la calidad adecuada, si ésta no tiene el diseño correcto, va a ser necesario realizar modificaciones y remiendos que impactarán directamente en el presupuesto provocando afectaciones no solamente en el costo, sino en la calidad de la obra. Los errores de diseño pueden provocar desde una reducción en la comodidad y funcionalidad, hasta problemas dentro de los sistemas que componen una edificación (estructuras, instalaciones, etc.) provocando que éstos fallen o se desgasten prematuramente, o que en el peor de los casos alguno o varios sistemas no puedan funcionar en absoluto.

De acuerdo a los impactos que ejercen los errores en diversas áreas de la construcción, ofrecemos los siguientes consejos para evitarlos y poder llevar a mejor término cualquier proyecto arquitectónico.

  • La comunicación es fundamental para el buen desarrollo no sólo de cualquier proyecto arquitectónico, sino de cualquier proyecto, tanto el cliente como todos los prestadores de servicios, desde los que se encargan del diseño, hasta los que ejecutan los trabajos respectivos deberían mantener una buena comunicación que va desde especificar las instrucciones de manera clara, hasta transparentar el manejo de todos los aspectos de un proyecto. El cliente debe recordar que tiene el derecho de recibir en todo momento información transparente y veraz sobre el desarrollo de su obra arquitectónica, lo que incluye también externar todas las dudas que tenga al respecto. Un buen prestador de servicios siempre estará dispuesto a explicar con claridad a su cliente todos los aspectos de su trabajo.
  • Un buen diseñador tanto en el aspecto arquitectónico como en otras disciplinas más detalladas, es aquél que usa en forma proactiva su imaginación y su capacidad de análisis, un diseño pensado, analizado y probado es menos proclive a ocasionar errores durante su construcción, y si éstos se presentan, hará que su solución sea más sencilla y económica.
  • Innovar siempre es bueno, pero también es importante hacerlo con eficiencia, los recursos e ideas que ya existen pueden desarrollarse con el fin de aumentar sus capacidades sin invertir demasiado tiempo o recursos, en otras palabras, dicho coloquialmente, no es necesario “reinventar el hilo negro o el agua tibia”, sino mejorarlos.
  • Los planos arquitectónicos son herramientas fundamentales para llevar a la realidad las ideas planteadas en el diseño y concepto arquitectónico, por lo tanto es importante en ellos no escatimar en detalles, presentar instrucciones en un lenguaje claro y comprensible, incluir simbologías y especificaciones de acuerdo a los estándares vigentes y producir los planos que sean necesarios para que un detalle o idea pueda ser comprendido por todos los actores necesarios para su ejecución.

Por último es importante recalcar que los errores en la arquitectura no sólo cuestan tiempo y dinero, sino que son difíciles de subsanar y se quedan por largo tiempo, siendo necesario taparlos o aplicar en ellos soluciones radicales (como las demoliciones), por lo que los elementos más importantes para superarlos son la comunicación, el análisis y la prevención; elementos que aún con los imprevistos que puedan surgir en el camino harán mas fácil que una edificación pueda ser una obra arquitectónica exitosa.

Fuentes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *