La humanidad, desde el inicio de los tiempos ha tenido una importante relación con el sol. El astro rey que da su nombre a nuestro sistema planetario, es el responsable de mantener el equilibrio natural de la vida en la tierra; su energía, que se traduce en calor y luz, es fundamental para todos los seres vivos en la tierra incluyendo al ser humano; por ello desde siempre ha tenido también una especial relación con la arquitectura, siendo un importantísimo factor para crear edificaciones llenas de luz y de vida, que se traduce también en alegría y confort.

No todos los espacios arquitectónicos tienen las mismas funciones, y por lo mismo requieren distintos niveles de luz y temperatura, que regularemos a través de su orientación y exposición al sol. Para ello debemos entender primeramente el comportamiento de la luz solar a lo largo del día y a lo largo del año, para efectos de este artículo nos basaremos en el hemisferio norte de la tierra, que es en donde se ubica nuestro país. Si nos ubicamos en los cuatro puntos cardinales podemos ver que el sol levanta del lado oriente al amanecer y su luz impacta en la mayor parte del día del lado sur, hasta ocultarse en el poniente al atardecer. La trayectoria de la luz solar tiende a incidir de una manera más vertical en los meses más cálidos y de manera más horizontal en los meses más fríos.

Comportamiento de la luz solar en invierno, en verano y su movimiento a lo largo del dia

El desplazamiento del sol a lo largo del día nos ayudará a distribuir en planta mejor los espacios, mientras que la incidencia de los rayos del sol de acuerdo a la época del año debe ser tomada en cuenta para el diseño de ventanas, sombras y voladizos que ayuden a mantener la temperatura confortable a lo largo de todo el año. Una vez que ya comprendemos que zonas de una edificación tienen una mayor incidencia solar, entonces podemos tomar decisiones más acertadas sobre qué orientaciones debemos dar a cada espacio arquitectónico.

  • Las recámaras requieren de una mayor incidencia solar sobre todo en las mañanas para un despertar confortable, ya que el cuerpo humano reduce su temperatura tras varias horas de inactividad producto del sueño, por lo que la mejor orientación para las recámaras es al este y al sureste.
  • La cocina es un espacio que genera constantemente calor, tanto por los aparatos utilizados en ella, como por el movimiento constante de personas dentro de ella a lo largo del día, por lo que su mejor orientación es al norte, esto también para evitar la rápida descomposición de los alimentos que el calor y la luz solar producen y para reducir el consumo de energía y desgaste de los refrigeradores.
  • La lavandería requiere de espacios para colgar a secar al sol la ropa recién lavada, debido a que esta actividad se realiza tradicionalmente en las horas que van de la media mañana a la tarde, la orientación más recomendada para éste espacio es al suroeste y al oeste.
  • Todas las áreas sociales y de circulación, tales como salas, recibidores, comedores y estancias requieren de luz a lo largo del día, por lo que se debe procurar orientar sus ventanas ya sea al sur, al este o al oeste, en donde para evitar que los rayos del sol incidan con demasiada fuerza en el verano, se puede colocar vegetación al exterior lo que además proporciona vistas más agradables al interior de la edificación.
  • Las áreas de servicio, tales como bodegas y cocheras tienen su mejor orientación al norte, ya que en ésta posición es donde menos incide la luz solar lo que ayuda a que los vehículos y objetos almacenados se mantengan frescos y mejor conservados.
  • Por último en cuanto a los baños se deberá hacer un balance, si la edificación se encuentra en un lugar donde predominan los climas cálidos la mejor orientación será al noroeste o al norte para evitar que la humedad se vuelva sofocante; y si la edificación se encuentra en un lugar donde predominen los climas fríos la mejor orientación será al sur o sureste para hacer más confortable el clima al interior y favorecer la evaporación de la humedad.

En todos los casos se debe establecer prioridades de acuerdo a la orientación del terreno y los espacios en que los usuarios de la edificación vayan a pasar la mayor parte del día de acuerdo a su estilo de vida y de actividades, privilegiando la orientación de los espacios más utilizados, asignándoles las mejores vistas y el asoleamiento más adecuado. Como siempre, estamos abiertos a recibir sus consultas sobre éste tema que es primordial para que una edificación sea más confortable y tenga una mejor relación con el medio ambiente.

2 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *